Fanzineros vs. webcomiqueros

Un Fanzine es una publicación independiente y no comercial, producida con medios de bajo coste, creado como un medio de expresión directa y sin el objetivo de generar un beneficio económico (Fanzinoteca Nómada).

El objetivo para publicar un fanzine suele ser la expresión (publicar sin censura), o la autoedición de autores noveles. Es por eso que muchos fanzines tienen una corta vida: o bien evolucionan a revistas o acaban cerrando en el momento en el que los autores han llegado a tener cierto conocimiento y comienzan a publicar para alguna editorial.

Dicho esto, cabría suponer que Internet es un medio ideal para la edición de fanzines, dado que una edición digital ahorra los costes de impresión y distribución. Permite llegar, además, a un ámbito territorial mucho más amplio que la tradicional distribución en 5 o 6 librerías especializadas. A través de sistemas de impresión bajo demanda, como Lulu o Blurb, o plataformas como Issuu, los autores podrían dejar en manos del lector la tarea de la impresión. Aunque una publicación que es enteramente digital requiere un mayor esfuerzo en promoción online.

Sin embargo, gran parte de los fanzines de cómic en España siguen editándose en papel, utilizando la web como medio de promoción, y en todo caso, de muestra de algunas viñetas. Pero la manera de editar en muchos fanzines continúa siendo la tradicional, siendo el medio online una vía de promoción y difusión de un producto que está en offline y no al revés. No obstante, algunos fanzines han comenzado a publicarse enteramente en la web, ya sea para su visualización o para su descarga. Algunos ejemplos son los fanzines Gato Negro o Fanzine Pez, que se pueden descargar en pdf a través de sus blogs respectivos, o 1990 (el Fanzine que se mira, pero no se toca) que publica a través de Issuu.

Frente a esto, están los webcómics. Un webcómic es un cómic creado específicamente para su difusión online. Suelen ser tiras de viñetas cortas, y de publicación periódica que por lo general, permiten suscripción (ya sea a través de RSS, o mediante listas de distribución). Muchos de ellos gozan de amplia audiencia. Existen plantillas, como Comicpress diseñadas específicamente para estos formatos.

En el caso de los webcómics, el proceso parece ser el inverso: una vez el webcómic es conocido en Internet y cuenta con una amplia audiencia, los autores (o un editor externo) pueden decidir publicarlo. Algunos lo hacen a través de las plataformas antes mencionadas Lulu o Blurb, otros, mediante edición tradicional.

Acaba de salir la antología Webcómics 2.0, editada por David Prieto, con una selección de viñetas de cómics online.

¡Sigue leyendo!

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /usr/home/contenidosenred.com/web/nuevaweb/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399