¿Autor o autoeditor?

Hace algunos días dentro del Congreso del Libro electrónico en Barbastro tuvo lugar una mesa redonda sobre autoedición digital. La mesa fue moderada por Fernando García Mongay (@mongay55 ), director de eCicero, y contó con la presencia de los autores Gabriel Ródenas ( @gabrirodenas) y Manel Loureiro (@manel_loureiro ).

Gabriel Ródenas proviene del mundo académico y tenía ya experiencia en edición, pero decidió autoeditarse porque tenía la convicción de que si enviaba su propuesta a alguna editorial acabaría en el cubo de la basura. Se lanzó a la autoedición «empezando la casa por el tejado»: decidió crear una comunidad de lectores a la espera de que llegase alguna editorial. Su primera acción fue ofrerse a tomar un café con cualquier lector que hubiese comprado su libro. Esta iniciativa llamó la atención de algunos medios, que publicaron la anécdota, aumentando el número de ventas.

Para su segunda novela decidió continuar apoyándose en su comunidad de lectores, «el único apoyo al autor autoeditado»,  y creó un hashtag ( #ElMundoQueYoQuiero ) a través del cual los lectores podían aportar sus ideas y participar de manera activa en su novela. La participación de los lectores ha llegado al punto de que esta novela ha sido traducida al inglés por una lectora.

Para Manel Loureiro el proceso de la autoedición no se puede entender sin Internet, el elemento que cambia las reglas del juego hacia la horizontalidad. Antes de Internet el autor que quería publicar su obra tenía que ir tocando puertas a las editoriales. Como consecuencia, el lector leía lo que decidían los editores y los críticos literarios.

Con la llegada de Internet empiezan a aparecer los autores independientes ‘indies’ que se autoeditan en plataformas como Amazon y que a través de la viralidad y el boca a oreja empiezan a tener relevancia, siendo los propios lectores los que deciden qué se publica.

Este fenonemo afecta al papel de los libreros como prescriptores y también a las editoriales, que se encuentran con autores que quieren editar pero que jamás hubiesen entrado dentro de su «radar». Un ejemplo es el libro autoeditado  «50 sombras de Grey», que empezó como un ‘pulp fiction’ que no había encontrado un editor  y acabó siendo editado por una editorial.

Como consecuencia, los editores comienzan a no sólo estar pendientes de los libros que ‘tocan a su puerta’, sino que tienen un ojo puesto en las listas de ventas digitales.


Una de las ventajas de la autoedición es que en la venta digital, según Loureiro, en algunas plataformas el autor tiene un control absoluto sobre las ventas. Puso el ejemplo de ‘Amazon Prime‘, el servicio de tarifa plana mensual de Amazon que da derecho a la descarga de una serie de películas, libros, etc. Como autor, este tipo de servicios dan mucha satisfacción y seguridad, ya que en la edición en papel ha de hacer un ‘acto de fe’ sobre las cifras que le da la editorial.

¿Se puede vivir de la autoedición? Retos para el autor

Respecto a si es posible vivir en España de la autoedición, para Gabriel Ródenas la respuesta es negativa: a fecha de hoy la gente que vende mucho acaba siendo fichada por editoriales.

Loureiro explicó que el gran reto del autor autoeditado es el márketing, dado que no dispone de la maquinaria de promoción que tiene una editorial. Las dos herramientas de las que dispone el autor son dos: un precio competitivo y la viralización.

Respecto al uso de las redes sociales como herramienta de promoción, Loureiro indicó que son una arma de doble filo, ya que requieren mucha dedicación en la construcción de la marca personal del autor que puede echarse a perder con cualquier imprudencia.

Por su parte, Gabriel Ródenas criticó el uso intensivo de las redes como una función de mera promoción.

Buenas y malas prácticas en autopublicación

En opinión de Loureiro, las empresas que se «suben al tren» del libro digital lo están «haciendo bien». Un ejemplo, en su opinión, es Amazon, que vio la oportunidad de editar y decidió lanzar Amazon Publishing, su sello editorial.

Las editoriales que lo hacen mal son aquellas que se resisten a digitalizar su fondo editorial así como a poner precios competitivos respecto al papel por un falso prejuicio de que digitalizar va a perjudicar la edición en papel.

 

¡Sigue leyendo!

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /usr/home/contenidosenred.com/web/nuevaweb/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399